El Viaje (primera parte)

Son mis dedos y mis manos transportandose a otro lugar, en esta nave de luz y sombras…

Ya han pasado varios meses desde que pense en hacer esto y ha sido dificil, muy dificil tratar de desligarse

de todo aquello que pesa como una carga pero que a la vez  es lo que mas  … (   )

Arrancarse la vida con los ojos cerrados, se inicia un viaje que deja atras la verdad y  llena lo demas de  fantasia, asi  siempre se tiene lo que se quiere.

 

Un asiento, una ventanilla, luz para mi cara, ocho horas de paisajes que se esfuman con cada parpadeo y un boleto 17.50. Va todo lleno menos un asiento que quedo justo al lado del mio. Que suerte! Lo relleno con mis cosas: un cuaderno, una camara, un telefono movil, varias fotos, una carta sin abrir  que por remitente se lee abrir solo  entre las 23:45 y las 24.00, un saquito de palabras varias, uno nunca sabe cuando han de faltar y por supuesto unos cuentos de Jesus de Nazareth antes de sus 33’s…muy cool no? Los llevo desde que me lo encontre en la cocina de mi casa mientras horneaba mi ultima tarta para  las ventas de la semana, si, ese fue el dia que me hablo por primera vez y saben…ese dia tambien supe que  no le gusta nada dulce… esa era  la ultima cosa que pensaba que tenia, esas las historias.

Horas despues, mis pies dejaron de sostenerse por el metal que los llevaba flotando sobre la carretera, al pasar unos escalones, pisaron tierra. Casi todo se veia de color rojo por el barro, hasta las casas que una vez fueron blancas tenian tinta carmin.  Se veia poca gente en ese lugar tal vez por que la hora de la cena se acercaba y muchas personas ya estaban en la casa. Y ahora que? A donde voy pregunte en voz alta y un hombre que pasaba cerca contesto: “puedes quedarte conmigo y yo te llevare hasta el fin del mundo”. Que ocurrencia y que haria yo en el fin del mundo, alli solo hay un viejo faro y un acantilado, un acantilado en donde no hay ecos ni viento. Segui mi camino hasta un pequeño restaurant decorado de color verde agua y marron. Ordene solo un te de violetas ulimamente no veia bien las cosas y es bueno para curar esos males.

Entro una chica como de 28 años al establecimiento. Estaba algo inquieta  y miraba su movil como si por por eso  fuese a calmar su impaciencia. Permanecio asi por un periodo de 5 minutos, caminando de un lado a otro entre un espacio de 5 losetas que  conformaba el pasillo. Parecia que hablaba en silencio para ella misma, movia sus labios con suavidad, muy lento, avanzo un poco mas, esta vez  hasta la decima loceta. Parece que el telefono suena se lo coloca sobre su oido, mientras habla se cruza  el brazo derecho por la cintura, apago su telefono y lo miro durante unos segundos, bajo sus manos y miro hacia el suelo por unos 4 segundos mientras se recostaba de una pared que tenia un letrero que decia : “Perdone la Molestia” en letras amarillas… Abre la puerta girando a la izquierda y no regresa…

15 minutos mas para la cuenta en cero casi termina el diadia, miro la carta y la acaricio como para apaciguar eso que puene ser no resistible, pero solo es un pensamiento …   recurro al saquito y de alli saco una frase: 

“Te renuevo al despertar”. 

 

continuara…

Anuncios

Me Hace Falta

Cada mañana mi nuevo ritual se ha vuelto enredar todas las cosas que no me gustan dentro de un terron de azucar. Me siento soñando una taza de cafe mientras observo mi taza de te verde.  Añado ese terron de pensamientos guardados al te, ya se que seria mas saludable sin el azucar pero igual lo hago. Me trago todo nuevamente y disfruto de ese gusto amargo y dulce a la vez.  Ojala pudiera detenerlo, de detenerme un dia, un solo  dia solo asi podria escribir algo hermoso nuevamente, me hace falta.

Me hace falta dejar un dia todas esas “otras  cosas” que ando haciendo despues de mi taza de te que lo unico que hacen es intoxicarme mas, que me hacen perderme de mi misma, de todo lo bello, de las cosas que veo, que escucho y me hacen tan feliz. 

Me hacen falta, esas cosas que pienso, las que viven en mi cabeza, en mi terron de azucar, en mi te verde.